NICASIO PIMENTEL VALSERA

Nace el 6 de octubre de 1942 en la localidad pacense de Talarrubias.

 

Aficionado al dibujo desde pequeño, en 1961 comienza rápidamente a colaborar con sus dibujos en la editorial Bruguera.

 

En 1963 marcha a Barcelona iniciándose como dibujante de comics en Creaciones Editoriales (en el departamento artístico de la Editorial Bruguera), haciendo trabajos para el Reino Unido. También realiza labores como dibujante creador para distintas agencias de publicidad catalanas.

Le ofrecieron una serie bélica de un comando británico que realizaba incursiones en los distintos frentes de la II Guerra Mundial, Les 5 As (The 5 Aces o Los 5 Ases).

 

En 1979 Nicasio Pimentel Valsera abandona definitivamente la Ilustración Creadora, pero el final, por suerte, no está aquí, en 1983 Nicasio Pimentel retoma la plástica, pero esta vez, a través de la pintura, disciplina en la que mediante una temática costumbrista trata de indagar en el espíritu extremeño.

 

La pintura costumbrista de Nicasio Pimentel representa un contexto determinado, un momento de la historia demasiado reciente, una situación desesperada de miles de hombres y mujeres que trabajando de sol a sol el campo rural extremeño, no eran capaces de suministrar los mínimos ingresos para mantener con dignidad a sus familias.

 

Escenas de siega (quizás la labor mas dura), de eras, ajoblancos, tocino y morcilla, espigadoras, descansos en la siesta, carros repletos de paja, belloteros...
    
La desolación y desesperanza de aquellas personas de posguerra que estaban abocados a la emigración, y que tan eficientemente representan los rasgos rudos de sus caras.

Su obra pictórica, en un primer momento, estará muy influida por el dibujo, son dibujos coloreados prácticamente, composiciones hechas a modo de viñeta donde se pretende introducir la máxima información posible en un cuadro.


En unos años Nicasio domina la técnica a la perfección, se convierte en un pintor con una gran colección de obra costumbrista, pinta todo lo que le rodea, paisajes, hombres y mujeres de la Siberia Extremeña.


El autor siempre dice que “en una cara hay mil paisajes”, de ahí su gusto por la figura humana en sus representaciones.

La faceta menos conocida de la obra de Pimentel son una serie de “caprichos” hechos en papel, donde experimenta con manchas de color y luego critica y homenajea, reflexiones, conclusiones, opiniones... dentro de estos homenajes retrata a pensadores como Aranguren, a poetas como José Hierro y J. Pablo Guerrero, a pintores como Velázquez, Goya, Van Gogh, Monet, Dalí, Miró, Tapies, Barceló, a escultores como Giacometti, Chillida... son caprichos que irrumpen en su trayectoria costumbrista dando un aire nuevo a su obra una mirada que expresa con otro lenguaje más desinhibido el entusiasmo que siente por la obra de otros artistas.


Lo que empezó siendo “caprichos” del autor, momentos de tedio en el taller, con el tiempo se han convertido en toda una colección que compite y vive paralelamente a su obra de temática costumbrista, al menos eso es lo que opinamos después de haber visualizado una y mil veces “la caja de los tesoros”.

Puede acceder a los cómics y cuadros desde los siguientes enlaces.

CÓMICS

CUADROS